El blog de

Hotel Pinomar
27 Nov

Época de Zambombas

Cada vez tenemos más cerca la Navidad y ya hace semanas que vemos por las calles todo tipo de adornos navideños: árboles de Navidad, belenes, Papá Noeles subiendo por las ventanas…Pero no es hasta principios de diciembre que podemos disfrutar del elemento más auténtico y festivo de las navidades andaluzas: las zambombas.

Si preguntásemos a cualquier persona qué son las zambombas, ésta las definiría sencillamente como reuniones de amigos en las que se cantan villancicos, pero la verdad es que las zambombas son mucho más que eso.

Los orígenes de esta celebración se remontan hasta el siglo XVIII, cuando en la víspera de la Nochebuena se reunían familiares y amigos en el patio de las casas de vecino o corrales. Este tipo de casas tenían cocina compartida, por lo que las mujeres aprovechaban para preparar juntas durante esa noche los dulces típicos navideños, y el resto de familiares y vecinos las acompañaban hasta el alba cantando villancicos y bailando alrededor del fuego compartido, amenizándoles así la tarea. Los villancicos que se cantaban en estas ocasiones fueron aflamencándose cada vez más durante el siglo XIX, acabando por dotar a las zambombas de este carácter tan andaluz que las caracteriza.

Las zambombas que se celebran hoy en día son una evolución más institucionalizada de estas reuniones de antaño, pero que mantienen su espíritu alegre intacto. Suelen ser organizadas por peñas flamencas, asociaciones vecinales, centros educativos o hermandades, aunque también surgen zambombas espontáneas por la calle. Las zambombas actuales siguen durando toda la noche – o lo que el cuerpo aguante – y mientras se cantan y bailan villancicos, se reparte entre todos los presentes vino de la tierra (fino y oloroso), anís y dulces típicos navideños como los pestiños. Además, como se puede deducir por su nombre, el instrumento estrella en estas ocasiones es la zambomba, acompañada muchas veces del almirez (mortero de metal utilizado para marcar el ritmo), la pandereta, las castañuelas y la clásica botella rayada de anís.

Aunque son muy parecidas, la diferencia entre una zambomba y cualquier otra juerga flamenca es que la primera, además de tener temática navideña, es mucho más abierta a la participación del público, por lo que todo el mundo puede unirse a los bailes y cantes en el momento que desee. Y si no os atrevéis todavía a arrancaros, siempre podéis acompañar con las palmas.

Las zambombas más famosas y numerosas son las de Jerez y Arcos de la Frontera, por lo que recomendamos visitar cualquiera de estas dos ciudades cercanas si os hospedáis en nuestro hotel durante el mes de diciembre. No obstante, no hace falta irse lejos para asistir a una buena zambomba. Sin tener que desplazaros en un radio de más de diez minutos desde nuestro hotel, podréis disfrutar de múltiples zambombas durante todo el mes de diciembre. Para consultar las próximas fechas de zambombas, podéis visitar la página web del Ayuntamiento (www.turismoelpuerto.com).

¡Permaneced atentos e id practicando con las palmas!

Texto: Sabela Sueiras

Leave a Reply